domingo, 26 de abril de 2009

Semana Santa


[Chon]
...no comáis muchos pestiños... por cierto, creo que los de mamá Isabel eran insuperables, tengo la receta y a Carlos le salen buenísimos pero como que no, además el sabor va unido a otras situaciones, recuerdo que la procesión del Silencio la veíamos en Plaza Nueva y Miguel se acercaba a Ánimas a cogerlos: el frío, la noche y el sabor de los pestiños... lo pienso y se me hace la boca agua y me emociono, eso nos pasa cuando nos vamos haciendo mayores que muchos recuerdos nos ponen un nudo en la garganta. Un abrazo.

[Miguel]
Que recuerdos.....
Entre tus "pestiños" y estas mañanas atrás que hemos tenido de buen tiempo, me han traído a la memoria recuerdos de cuando éramos mas chicos.
mis primeras Semanas Santas las recuerdo con mis padres, en la esquina de la frutería de Concha (se llamaba así?) enfrente de la droguería San Pedro, de noche, pidiendo agua, en mitad de todo el barullo, esperando alguna procesión.
De verdad, no es licencia poética ni invención: pedía agua y no entendía porqué no podíamos cruzar hasta el café que había al lado de la pastelería Mira, y que no recuerdo como se llamaba pero era el único que estaba encendido (sería la del Silencio), para que me dieran agua.
Alguna otra vez salí con ellos a ver la Alhambra, a la cuesta Gomerez, por donde suben al "palah" los que se quedan con hambre.
Y cuando pasaba la Semana Santa y venía el día de la Cruz, cogíamos la mesa del comedor de verano (creo que era esa) y le montábamos una cruz encima (la del altar de Tito Paco), con cuatro yerbajos y alguna rosa que cogíamos del huerto, nos metíamos alguno debajo (no se quien más y yo) y a darle vueltas al patio con el CHUUUUNDA, TA TA CHUUUUNDA, TA TARARÁ TA TÁ TA TA TA TÁ TA TATÁ
Uno de estos días atrás olía el aire a patio de Animas City....
...... y los pestiños y las empanadillas que mi madre hacía....
Muchas veces estuve con ella amasando, friyendo (o friendo? que alguien me corrija porfa), el almibar, la historia del fofili fofili, crece masa como la Virgen María creció en gracia, el azúcar glass, el cabello de ángel que nos comíamos con los dedos antes de que llegara a las empanadillas y la fuente de loza, la misma de la masa de las croquetas, llena y con monte, que no cabía ni un grano de azúcar más, de dulces que mi madre dejaba en la mesa del comedor de verano para que comiéramos algo cuando viniéramos de las procesiones.......
Cuantos recuerdos.
Gracias Chon por traérmelos a la memoria

[Antonio]
Algunos recuerdos de Semana Santa (entre 1960 y 1965) Empezaba a anunciarse la Semana Santa cuando D. Aniceto (Director de la Academia del Sagrado Corazón) aparecía una tarde, casi a la hora de la penumbra que antecedía a la sirena de salida de clase, y nos emplazaba para el día siguiente, en la Iglesia de las Carmelitas o en S. Matías para el inicio de las charlas cuaresmales (vs. Ejercicios Espirituales).
En una Iglesia, fría, fría, con olor a cera, dando tiritones, muertos de hambre y entretenidos en observar los paños morados que cubrían todas las figuras, iba transcurriendo una mañana tras otra. El cura de turno se empeñaba en convencernos de lo malos que éramos o debíamos ser y la infinita bondad de un crucificado que salvaba a todos. Entraban ganas de ser un poco más malo para ponerse a la altura del resto de la humanidad. Al final buenos propósitos, confesión masiva y el anuncio de unos días de vacaciones. Preparativos de Semana Santa. Algunas comprillas y arreglos de trajes y camisas en casa. Mamá y tita Angustias, en la galería del último piso, aprovechando el Sol de la tarde cose que te cose. Se acerca el Domingo de Ramos y quien no estrena no tiene manos. En la tienda hay ajetreo. Alguien se vestía en casa para salir el miércoles en la Esperanza (¿Pepe Luis?). Nos prestaban el traje verde con ese escapulario…
Recuerdo otros hábitos de otras procesiones pero no identifico la procesión ni el penitente entre los mayores.¿?
A mí se me ha quedado el olor a la masa frita de los pestiños y el rato de empaparlos en almíbar. La canela envuelve el momento. La verdad es me gustaban más las empanadillas. No era muy amigo de la “matalauva” Había dos record Guinnes que alcanzar en esos días. ¿Cuántas procesiones he logrado ver hoy? El Jueves y Viernes Santo se trataba de ver
¿Cuántos monumentos alcancé a visitar? Había que distraerse con algo. Sin música, sin radio, aún no se ligaba, ¿había tele?. Cada monumento visitado era una medalla . Yo veía 14 o 15 y había Iglesias que no visitaba en el año más que con este motivo. El olor a las flores está mezclado con el de la cera que te persigue toda la semana. Sólo el incienso era capaz de borrar los demás olores.
Nosotros no estábamos obligados a ir a los Oficios. Creo que a mis primeros Oficios asistí ya mayorcito acompañando a máma. Después, con la familia Peinado ha sido otra cosa… En las procesiones alguien les quitaba la cera a los velones de los penitentes. A mi me daba vergüenza, como de tantas otras cosas, y no lo hacía. Pero me hubiera gustado…
El Silencio por la carrera del Darro siempre me impresionó. Los transportistas de Muñoz-Chápuli subiendo la Virgen de la Alhambra por la cuesta Gomérez, la Chia tocando con la Soledad. Todo se mezcla en un collage de recuerdos que el Alzehimer aún respeta.
Menos mal que la Passio Granatensis (o el Chaparro Granatensis), de este año lo ha resumido todo en un ratillo y ya no tienes que andarte toda Graná para ver los pasos.
El Magno acontecimiento turístico de este año me recuerda el botellón de los estudiantes con motivo de la Fiesta de la primavera…no se por qué. Lo que si que es cierto es que la Passio Granatensis de este año, haciendo salir todos los pasos de Semana Santa en un rato ha vuelto a hacer realidad una anécdota que contaban mamá y papá en casa y que recuerdo a los más jóvenes:
Aconteció que un año llovió mucho los días primeros de la Semana Santa en los que salía (La santa Cena, la Borriquilla…) y no fue posible sacarlas a la calle. Para que se procesionasen también estos pasos decidieron el Viernes Santo sacar la Santa Cena (día en que salen el Santo Sepulcro y el descendimiento del Señor Crucificado con la Virgen de la Soledad). La coincidencia de la Santa Cena y la Virgen de la Soledad con el descendimiento el mismo día en las calles de Granada llevó a un piadoso espectador a cantarle esta saeta a la Virgen: (Con música de tambor ya que el Viernes Santo no hay trompetas ni bandas) “Virgen de la Soledad No llores ni tengas pena Que tu hijo está cenando Que tu hijo está cenando En lo alto Plaza Nueva.”

[Pepe Luis]
En efecto Antonio, el que salía en la procesión de la Esperanza era yo, que me prestaba el habito Tito Miguel, el hermano de Papa Emilio, y también salia en la de la Soledad, pues Tito era hermano fundador y también me daban el habito, que por cierto un año me dieron un capirucho con los ojos muy pequeños, y yo que ya tenia gafas, la gente se metía conmigo y decía "con cuatro ojos y no ve"(también Paco Julio o Emilio salieron en la Esperanza). PP Luis

[Jesús]
Yo también salí en la Esperanza y en la Soledad, cuando estaba en los Vázquez un tal Conde que era mayordomo de la Aurora, me dejaba el traje y salía de representación en varias cobardías. Eduardo salía en el Silencio.

[Emilio]
Me uno a vuestros recuerdos de pequeños en Semana Santa. Los primeros penitentes de la Cofradía de la Esperanza “los banqueros” fuimos Paco Julio y yo, que nos prestaban el traje los hijos del Tio Miguel, hermano de nuestro abuelo Emilio. Posteriormente, nos prestaban un traje de la Cofradía del Silencio, de la que fuè cofrade D. Eduardo , el padres de Marina, Fina y Eduardo, nuestros vecinos. Pero ya anteriormente, salimos varios años en la Cofradía de la Borriquilla, con todos los derechos pues fuimos apuntados” varios años a través de un amigo de Papá, el Sr. Prados, representante de comercio por mas señas. ¡Cuantos recuerdos¡ ¡A mí tampoco me gustaban mucho los pestiños y prefiero las empanadillas.¡

[Paco Julio]
Además de lo que ya han dicho Pepe y Emilio (Esperanza y Silencio) yo salí también en “La Soledad” (de Santa Paula) el lugar de Tito Paco cofrade nº 3 (creo recordar). Me encantaba el traje negro de terciopelo con capirote amarillo de raso (con el calvario bordado) y los farolillos morados apoyados en la cadera.

Por cierto vi el Sábado parte del Santo Entierro Magno (Passio Granatensis) por Teleideal en Internet. Hoy las ciencias adelantan ….(música).

Y sobre lo que refiere Antonio de quitar la cera de las velas, en la “Passio” vi a un niño que tenía formada una bola de unos diez centímetros de diámetro.

Jueves Santo, 1959

No hay comentarios: